Dropshipping ¿Sigue siendo rentable?

Este modelo de negocio ha dado la vuelta al mundo, ya que, en su momento, revolucionó internet, especialmente el e-commerce. Ahora, nos encontramos en 2019 y vamos a analizar si sigue siendo rentable el Dropshipping, o si no merece la pena seguir invirtiendo en este modelo de negocio. A continuación, desvelamos ciertos detalles del dropshipping que os pueden interesar.

Mucha competencia

En primer lugar, encontramos que el dropshipping ha adquirido tanta relevancia que vemos muchísimas webs vendiendo productos a través de este modelo de negocio. No hay duda de que un nicho sobrecargado no es lo más recomendable para invertir, lo que, a priori, nos alerta de que es arriesgado desarrollar un proyecto de estas características porque es muy difícil fidelizar clientes.
El fenómeno de la competencia es muy común cuando algo se vuelve muy relevante o famoso, lo que impulsa a la gente a querer parte de la tarta que algunos se vienen comiendo hace un tiempo.

Pocos proveedores

Sorprendentemente, vemos que, a pesar de la grandísima competencia, no hay muchos proveedores dropshipping, lo que dificulta mucho las labores de diferenciación porque podemos comprarles el mismo producto a 30 páginas web distintas. Esto es una gran traba para aquellos que se quieran iniciar por las siguientes razones:
  • No hay competencia entre los proveedores, lo que constituye un monopolio u oligopolio.
  • Mayor poder para imponer precios y condiciones, lo que perjudica, claramente, a los particulares que quieren invertir dinero en un proyecto.
  • Menos margen de maniobra por parte de los particulares por la consecuencia anterior.
  • Menos posibilidades de diferenciarse porque la mayoría utiliza el mismo proveedor que tú.

Márgenes ridículos

Al parecer, los comerciantes han ido ahogándose poco a poco, ya que los márgenes de beneficio que se contemplan hoy, descartan, en muchas ocasiones, la idea de invertir en un modelo de negocio como es el dropshipping. Al final, se trata de buscarse la vida, cosa que vemos muy complicada para aquellos/as que quieran iniciar un camino relacionado con el dropshipping en 2019.
Entre los motivos anteriormente mencionados, también hay que observar fenómenos que “se han cargado” el dropshipping.

La irrupción de Amazon

Al principio, esta irrupción no era negativa desde el punto de vista del comerciante, ya que muchos practican amashipping en Estados Unidos o México. Sin embargo, el amashipping no es tan rentable porque el margen de beneficio que nos deja Amazon, tras vender en su plataforma, es muy limitado.
¿Cuál es la alternativa? Otro Marketplace, como es (y era) AliExpress. No obstante, no es el Marketplace ideal porque no llega a acercarse a Amazon, en lo que a cifras se refiere. Es verdad que en Alibaba no aprietan tanto como Bezos, pero muchas empresas chinas están estableciéndose en Amazon, lo que complica mucho las cosas porque la gente deja de comprar en China.

Los tiempos cambian

Por allá, en 2015, emprender un negocio dropshipping era un momento idóneo porque estaba demostrado que era un nicho de mercado bastante atractivo para aquellos que empezaran. A día de hoy, no es un nicho nada interesante, existiendo mercados mucho más interesantes para invertir dinero, como es el marketing de afiliados o vender, directamente, a través de un Marketplace (Amazon).
El e-commerce se ha visto reducido a pocas páginas web y a Amazon, por lo que, si no puedes con tu enemigo ¿Por qué no unirte a él? Así es como muchos vendedores o comerciantes han decidido aventurarse a vender en Amazon como vendedores externos. De hecho, algunos tenían abierta una tienda online con Shopify, lo que ha sido un buen movimiento porque se puede sincronizar los listings automáticamente.